Carta al Jefe de ministros: Abal Medina

Imagen

 

Tiene razón: los que salimos a la calle el 13 de septiembre estábamos bien vestidos. Tan bien vestidos como se lo suele ver a usted aplaudiendo en el Salón Blanco, y seguramente como lo están todos sus amigos y familiares.

Y también es verdad que casi todos pertenecemos a la clase media, la que trabaja y produce, la que tiene auto y también la que viaja en los trenes infernales que usted habrá conocido por los diarios y la televisión.

Y esas personas bien vestidas, que esa noche le dijimos al gobierno muchas cosas, entre otras que no queremos chorros ni les tenemos miedo, estamos muy orgullosos de ser el conglomerado social más importante de la Argentina. Porque la Argentina es una nación de clase media.

¿Sabe por qué, señor ministro? Porque en este país, sentirse “clase media” o -tal vez esto le guste más- tener conciencia de clase (de clase media, claro) es un ideal que nos hace sentir bien y que hemos heredado de nuestros padres y abuelos que empezaron de muy abajo y pudieron alcanzar en la vida una posición relativamente próspera. Unos más otros menos. Con más o con menos suerte en la vida. Algunos lo perdieron todo, otros sobreviven con muy poco, como los jubilados o como los que reciben un modesto sueldo que la inflación les devora día tras día.

Porque ser clase media en la Argentina no es necesariamente estar bien vestido y tener una buena posición económica (aunque todos aspiramos a lograr eso), ser clase media es tener una clara vivencia cultural, una idiosincrasia de clase media, una tendencia espiritual que llevamos en el alma y que nos enorgullece y nos motiva permanentemente.

No sé si usted lo observó (los políticos no suelen ver los detalles que saltan a la vista), pero cuando usted va a su dentista, el profesional que lo atiende pertenece a la clase media, pero curiosamente su linda y simpática secretaria también se siente parte de la orgullosa clase media argentina, aunque a lo mejor gana muy poco y se lo gasta todo en ropa.

Usted no tiene ningún derecho de faltarnos el respeto como lo hizo. La clase media, a la que pertenecemos casi todos los trabajadores argentinos (empleados de comercio, bancarios, empleados públicos, maestros, profesionales y hasta los camioneros de Moyano) es la que lo mantiene a usted, la que le paga el sueldo que ni siquiera se gana, porque por lo que sabemos hace muy poco, además de aplaudir y sonreírle simpáticamente a la vanidosa presidente, ¡y hasta festejarle que le diga que debe tenerle un poquito de miedo! ¿No le da vergüenza, señor Abal Medina? Usted no da conferencias de prensa, no habla con el periodismo, no se reúne con los ministros que se supone usted coordina. Sólo aplaude, y cuando habla lo hace para faltarnos el respeto, ¡usted, nuestro servidor, nuestro empleado! ¿No se aburre de no hacer nada? Y no me diga que de vez en cuando toma alguna decisión difícil porque eso no se lo va a creer nadie. Todos sabemos que en este gobierno los ministros son cuatros de copas, menos importantes que los secretarios que tienen debajo y que los vigilan ominosamente.

Entonces, siendo usted tan poco relevante, tan poco útil a este país, no nos falte el respeto. No diga burlonamente que ni siquiera pisábamos el pasto para no ensuciarnos los zapatos. ¿Sabe por qué no pisamos el pasto? Porque de chiquitos nos enseñaron a respetar las propiedades privadas y públicas. El césped no debe pisotearse para que las plazas luzcan bellas. A usted tal vez sus padres no se lo enseñaron, pero a nosotros sí, como también nos enseñaron a respetar a nuestros maestros, a reverenciar nuestra Constitución y a saber intercambiar ideas con quienes piensan distinto sin insultarlos ni considerarlos enemigos. Eso aprendimos de nuestros mayores quienes, orgullosamente, nos sentimos clase media argentina.

Señor Abal Medina, no se meta con nosotros porque le puede ir muy mal. Somos respetuosos e infinitamente pacientes, pero sabemos defendernos y hacer valer nuestros derechos. Muchos de nosotros no votamos ni votaríamos jamás a Cristina, pero otros si la votaron y sin embargo estaban en la calle la noche histórica del 13 de septiembre. Yo conozco a unos cuantos. ¿Y sabe por qué esas personas salieron a protestar? Porque su jefa es una mentirosa, y se calló durante la campaña todo lo que ahora está haciendo en contra de la voluntad del pueblo argentino. Nunca dijo que confiscaría empresas privadas, que encubriría escandalosos casos de corrupción, que nos prohibiría comprar dólares como si eso fuera un delito, que nos impediría salir del país libremente, que nos cobraría impuestos a las ganancias aún a quienes ganan modestos sueldos o viven de una jubilación, que usaría los fondos de la ANSES para dar subsidios que nadie sabe a qué bolsillos van a parar, porque todos los servicios andan cada vez peor, y, sobre todo, nunca prometió que reformaría lo más sagrado que tenemos, nuestra prenda de unión: la Constitución Nacional, a la cual ella juró solemnemente cumplir y hacer cumplir.

Entonces, señor jefe de gabinete, tenga mucho cuidado con lo que dice. Más bien, si tiene un poco de sentido común, y si es que se anima, dele algún buen consejo a su jefa, dígale que es necesario escuchar lo que la gente reclama en la calle. Aprenda del señor Horacio González que de querer censurar a Vargas Llosa pasó saludablemente a decir algo sensato, que no es otra cosa que escuchar el clamor de la gente. Ahora, si ella lo hace callar en el acto, como es muy probable, tenga un poco de dignidad, renuncie, y después recorra los canales de televisión como su antecesor Alberto Fernández.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: